El día 23 de Abril es el Día Internacional del Libro. 

Leer es uno de esos placeres que se pueden realizar en cualquier sitio.

Puedes ver a gente en el transporte público completamente inmersa en la lectura, pero también en sitios tan incómodos como tumbados sobre la arena de la playa (lo he hecho toda mi vida) o incluso de pie apoyado en un árbol (esta imagen la he visto justo en frente de mi casa).

Soy de las que le gusta leerse los libros en papel, pero debo reconocer que con los e book puedes leer libros en varios idiomas y versiones que no puedes encontrar en el formato original.

Por e book he podido disfrutar de la lectura de los libros de Carla de la Vega, una joven escritora que recomiendo, o de Bernie Dobson, cuyo libro histórico, ¨Bolivar´s Bomb¨, publicado en Amazon, merece la pena leer.

 

 

una rosa y un libro

 

En Cataluña es tradición regalar a las mujeres una rosa y a los hombres un libro, literatura y romance se unen en una perfecta combinación.

Este año el libro que he regalado (aunque soy cartagenera,  he adoptado esta ¨enorme¨tradición) ha sido el último de Chufo Llorens, ¨La Ley de los Justos¨ un escritor catalán maravilloso, del que he leído todos sus libros, y yo me he comprado el de ¨Las Legiones Perdidas¨ de Posteguillo, el último autor que he descubierto y que me ha enamorado con su libro Africanus, El Hijo del Cónsul.

 

Pero no me pierdo más entre libros y me voy a lo que iba,  ¿de dónde surge esta tradición?

De la famosa gesta de San Jorge y el dragón, de la cual hay tantas versiones como lugares de veneración.

En Cataluña se cuenta esta leyenda de Sant Jordi:

San Jorge

Según la tradición, la villa de Montblanc estaba siendo aterrorizada por un colosal dragón.  En su búsqueda de alimento, cada vez se aproximaba más a las murallas, por lo que los vecinos tuvieron que buscar una forma de mantenerlo apartado. Empezaron dándole de comer ovejas; cuando éstas se acabaron, siguieron con los bueyes, y luego con los caballos. Y por fin no tuvieron más remedio que sacrificar a los propios habitantes. Se metieron los nombres de todos en un puchero, también el del rey, y el de su hija la princesa, y cada día una mano inocente decidía quien moriría la mañana siguiente. Y una tarde la escogida fue la princesa. Dicen unos que el rey lloró y suplicó a sus súbditos por la vida de su hija, pero que de nada le sirvió, ya que no era el único padre desconsolado. Cuentan otros que el rey entregó a su hija con valentía y entereza. Sea como fuere, la joven salió de las murallas y se dirigió hacia su triste destino.

Montblanc

Cuando el terrible dragón avanzaba hacia ella, surgió entre la bruma un hermoso caballero vestido de blanco sobre un caballo blanco que arremetió contra la bestia. El animal, herido, se sometió al caballero, que le ató al cuello un extremo del cinturón de la princesa. La dama tomó el otro extremo del cinturón y, para pasmo de los pobladores de Montblanc, condujo al dragón como a un perrito hasta la puerta de la ciudad. Allí, a la vista de todos, el caballero remató a la bestia de un certero golpe de lanza. Dicen unos que el dragón se fundió y fue absorbido por la tierra. Cuentan otros que un gran charco de sangre se formó a los pies del caballero. Sea como fuere, en aquel mismo instante creció un rosal y de sus ramas brotaron rojas rosas. Jorge, o Jordi, o George, o Giorgios, que es como se llamaba el caballero, obsequió a la princesa con una de esas rosas.

Semejante gesta hizo que el santo caballero alcanzase fama y popularidad durante la Edad media, y que fuera escogido patrón de la caballería y la nobleza.

Las Ramblas en Barcelona

No se sabe con certeza cuándo se empezaron a regalar rosas el día de Sant Jordi. Hay constancia de que en el siglo XV, en Barcelona, era costumbre entre la nobleza acudir a misa a la capilla de Sant Jordi, en el Palacio de la Generalitat, y de que en esa misma plaza se celebraba la Fira de roses (Feria de rosas), una vieja fiesta en la que los hombres regalaban rosas como prueba de amor, un antecedente del actual San Valentín.

San Jorge

La rosa se unió a Sant Jordi, y hoy en día perdura la costumbre de regalar una rosa con una espiga. Y además, un libro.