Por destino me tocó vivir fuera de España sin saber a dónde y cuándo, pero siempre supe el por qué.   Esto me hizo saber que tengo espíritu aventurero y que mi marido lo percibió, pues una vez casados comenzó la aventura de conocer culturas, idiomas y tradiciones diferentes  a las de tu tierra. Esto es muy positivo en nuestras vidas, tu mente es más abierta y adquieres conocimientos y te enriqueces cada vez más y sabes valorar más las cosas de la vida y la propia vida.  La parte “negativa” de nuestra historia es siempre la gente que conoces y que conviertes en tu segunda familia y que la tienes que dejar en el mismo sitio donde la conociste, pues no sabes si la vas a ver más.Soy europea, española y tengo que decir que actualmente en España se vive muy bien, con independencia de esta crisis política-económica  en la que vivimos.  He conocido el mundo árabe y conozco Centroamérica, en concreto la isla de Cuba, en el maravilloso Mar Caribe. Son experiencias distintas de las que aprendes muchas cosas. Conocía Cuba por vacaciones en el 2005 y aunque sabía a dónde iba, el día a día es distinto, pero eso pasa en todos los sitios. Te sorprendes de muchas cosas, de cosas insignificantes, que luego ves muy normal, que luego entiendes el porqué. Mi primera impresión, llegando de noche a Cuba, es que apenas había luz en las calles y no podía apreciar esas maravillosas casas coloniales.. luego se entiende que hay un ahorro energético en el país y es por eso también que el parque de atracciones abre por la mañana y a las 6 de la tarde cierra, es un ejemplo.El paisaje cubano es bello, tiene su encanto a pesar de casas semiderruidas, con necesidad de pintura y reformas. El verde es maravilloso, puedes encontrar perfectamente un pequeño bosque en la 5ª avenida, con unos árboles milenarios cuyas raíces levantan el acerado. La 5ª avenida es de admirar, con hileras de embajadas mezcladas con casas coloniales. Creo que es la única avenida donde no se puede aparcar ni estacionar… De sus playas, siento decir, moleste a quien moleste, que son las mejores del mundo y que sus cayos vírgenes y esa flora submarina son insuperables. Ver y admirar lo que hay bajo el mar Caribe ha sido lo máximo para mí en mi vida y pensar que es algo que el hombre todavía no ha manipulado, eso no se puede creer. De la gente cubana, es abierta, amigable, tratable, te ofrecen ayuda desinteresadamente, hablan de su situación sin pensar que te están pidiendo. Ellos aceptan su situación y yo llegué animándoles a que pronto llegaría un cambio.. Actualmente dudo….. Dejo en Cuba a mi profesor de inglés cubano, a mi estheticien que me dice que soy valiente cuando me hago la depilación con cera, dejo mis conversaciones con el dependiente de 3ª y 70 que es ciudadano español, dejo a mis Agros, dejo al señor que me trae flores a casa o el señor que me trae el pescado fresco, la señora que me ayuda en casa.. en fín, a mucha gente, y les deseo lo mejor en un futuro próximo. Desde que supe que marchaba de la Habana, mis sentimientos están a flor de piel, a pesar de que en España se vive muy bien….

Firma “ La malagueña salerosa” como me conocen en Cuba.