Lo primero que ves al llegar son las larguísimas avenidas de siete carriles (Jumeira Road, Sheik Zayed Road), flanqueadas por edificios inmensos, altísimos, muchísimos.

Parecería todo igual, fácil perderse, pero no. La construcción se ha llevado a cabo con un cierto orden, de forma que cada sector está concentrado en su barrio. Así, nos encontramos con el DIFC (Dubai International Financial Center), Healthcare City (Hospitales), Knowledge Village (Academias, Universidades)…

Burj Khalifa

Todos los edificios tienen nombre y la historia que hay detrás de ese nombre es siempre curiosa, como por ejemplo la del edificio más alto del mundo, Burj Khalifa o la del Burj Al Arab.

Pero hay más. Barrios con casas bajas, zocos, canales, mercados, restaurantes…barrios con encanto como el de Al Satwa, Al Karama, Deira, Bastaquilla. Playas como la de JBR. Hay complejos hoteleros de lo más variopinto, en muchas ocasiones en terreno ganado al mar, como por ejemplo los de la zona de La Palmera. Y la posibilidad de dar paseos en barco por canales, por la Laguna, tanto de día como de noche.

En Dubai puedes encontrar grandes centros comerciales, como el Dubai Mall, el IBN Batutta Mall, el Mall of the Emirates, donde todas las tiendas imaginables están representadas, desde las de máximo lujo hasta las más asequibles, desde las representantes de la globalización hasta las locales. Aparte de tiendas, en el interior de estos mall encontramos atracciones añadidas como pistas de ski, de patinaje, acuarios, espectáculos en fuentes con luz y sonido… Es fácil imaginar estos grandes espacios, con su aire acondicionado a tope, como lugares de entretenimiento en esos meses donde la temperatura exterior ronda los 50?? grados.

Frutas tropicales

Frutas en un puesto del mercado

Pero hay más. Tiendas de telas, pequeñas mercerías repletas de todo tipo de abalorios, comercios que siguen ofreciendo al público mercancías de la India, China, del lejano Oriente. Zocos de oro, especias, bolsos, zapatos…Todos tienen algo en común: una sonrisa, son gente agradable, educada (Mohamed, Rose…).

Y tampoco hay que perderse el Fish Market, limpio, ordenado, con una gran variedad de pescados y mariscos. El precio, como en todos sitios, se negocia. Y al lado, igualmente atractivo, el de frutas y verduras. El personal que trabaja en estos mercados va perfectamente uniformado, como gran cantidad de trabajadores de este país, los taxistas, los del aeropuerto, los camareros, etc…

Hotel Mina Al Salam con el Burj Al Arab al fondo

Hotel Mina Al Salam con el Burj Al Arab al fondo

Hay lugares donde, además de tiendas muy originales y modernas, nos encontramos con restaurantes con encanto (como en el Souk Madinat) o con galerías de arte (Bastaquilla).

Y para comer, de todo. Comida de todos los rincones del mundo y siempre en lugares con encanto: el Pai- Tai, tailandés  en Al Qasr, el Atmosphere, en la planta 123 de Burj Khalifa, jardines de clubs de golf como el Montgomery en Dubai o el de  Yas Links en Abu Dhabi, el maravilloso brunch en el hipódromo de Meydan, La petitte maison en el DIFC, etc.

Mezquita de Abu Dhabi

Mezquita de Abu Dhabi

De los vecinos de Abu Dhabi, hay que destacar la mezquita (la segunda mayor del mundo), el Yas Marina Hotel y el circuito de Ferrari, de lujo y el hotel Emirates Palace, con una exposición de maquetas del proyecto Yas Island. Esta exposición nos ayuda a entender a dónde se dirigen los Emiratos, a partir de una interesante reflexión de dónde provienen.

El zoco de las telas

El zoco de las telas

Para conocer un poco más el pasado también es muy interesante visitar las casas antiguas, heritage village…en el centro de Dubai.

Y por supuesto, ir al desierto. Hay múltiples lugares a dónde podemos acercarnos a pisar esas dunas y contemplar esos atardeceres que fueron durante muchos años el entorno natural de los emiratíes. Un ejemplo de ello es el camino hasta el hotel  Bab Al Shams.

Realmente un lugar muy interesante y con muuuchas cosas que hacer!!