Dubai es difícil de describir con una sola palabra porque quizás nos quedaríamos cortos. Su ubicación, a medio camino entre Europa y Asia, ha hecho de esta ciudad un dinámico centro de negocios y además un paraíso turístico.  Quién no ha visto esta ciudad en un reportaje o en una presentación? Pero una vez aquí te das cuenta de que la realidad supera la ficción. Casi podríamos decir que en Dubai todo es posible. En un solo día puedes experimentar todo, desde las montañas y dunas de arena a las impresionantes playas y parques, de las aldeas a los más lujosos barrios residenciales y de las casas antiguas con torres de viento a los centros comerciales más grandes del mundo.

Todos estos motivos convierten a Dubai en el lugar perfecto para vivir, pasar unas vacaciones o hacer negocios. Son muchos los medios y las revistas  que han catalogado a Dubai como el destino más popular del mundo y el segundo para ir de compras, después de Estados Unidos y por delante de destinos tan comerciales y populares como Singapur, Francia o Reino Unido. Sin duda, hoy en día, Dubai es sinónimo de compras, desde el zoco al centro comercial. Dubai tiene muchas ventajas: libre de impuestos, el oro, la electrónica, los textiles, los automóviles… Los que vivimos aquí pensamos muchas veces que no hay tantos habitantes para  llenar los centros comerciales que construyen nuevos… y luego nos damos cuenta de la infinidad de turistas que siguen llegando a esta ciudad cada día y que los llenan!

La ciudad no para de crecer a un ritmo vertiginoso. Los que aquí residimos  padecemos las obras, los cambios de sentido de sus calles y carreteras ya con la máxima naturalidad. Desde el punto de vista arquitectónico es impresionante. Solo el tiempo juzgará proyectos faraónicos como ¨la Palmera¨, que son iconos de esta ciudad. Pero sin lugar a dudas, es impactante el desarrollo urbanístico llevado a cabo por este Emirato en los últimos 10 años. Eso sí, todos los que aquí vivimos echamos en falta poder pasear por las calles como lo hacemos en nuestras ciudades;  poder ir caminando al mercado, al trabajo…  pero faltaríamos a la verdad si dijéramos que no  existen zonas en la cuidad destinadas para pasear, aunque no es el concepto de ciudad ¨compacta¨ que conocemos.

La multiculturalidad y el respeto son valores de esta sociedad que están descritos  en su código de conducta. Los niños son sagrados y son objeto del máximo respeto. En las aulas de los colegios conviven  niños de más de 40 nacionalidades y de diferentes religiones, ya que existe libertad de culto.

En fin, que los atractivos de esta ciudad son infinitos. Todos llevamos  nuestra tierra en la sangre, pero sin duda este es un destino con infinitas posibilidades, grandioso, abierto, multicultural, seguro… una ciudad que mira al futuro.