Dubai es una ciudad fácil y no se tarda en conocer gente nueva y hacer amigos, sobre todo, si tienes niños en edad escolar. Si no tienes niños y no trabajas, te resultara más difícil, pero siempre puedes conocer gente en el supermercado, el parque, el gimnasio, o incluso, un bar o cafetería, simplemente no debes cerrarte o ser tímido/a cuando se dirijan a ti (que es bastante común).

Hay múltiples grupos en los que puedes encajar, además de clubs y grupos para todos los gustos.

Abrir la mente es uno de los aspectos más importantes; vamos a interrelacionarnos con diferentes culturas, y puede ser que la señora con la abaya (o el shari) que te puede parecer tan diferente a ti, sea la persona que te puede descubrir un mundo totalmente nuevo, especialmente, cuando como me ha pasado a mí, esa señora es latinoamericana y por lo tanto, habla un perfecto español.  No es que sea la regla general, pero puede ocurrirte.

Otra cosa que debes tener en cuenta es que aquí hay determinadas nacionalidades que, por razones culturales, tienen una tendencia a no tomar en consideración una demanda si viene de una mujer, por supuesto me refiero a personas con muy poca formación; pero esas personas son las que trabajan en el cuidado de jardines, mantenimiento de viviendas, reparación de vehículos…y claro, a veces hacen muy difícil el día a día, por ello, debes armarte de paciencia.

Con los locales no hay problemas de este tipo, yo diría que incluso ser mujer en este país te ayuda, y son extremadamente amables a la hora de atenderte, si realizas alguno de los trámites burocráticos de rigor como puede ser el pago de una multa, o la revisión del coche o los papeles de la empleada de hogar, las colas solo para mujeres son mucho más cortas.

Observar y mostrar respeto por las costumbres del país es una de las primeras pautas. Un cierto recato en la forma de vestir, sobre todo si visitamos áreas de la zona antigua de la ciudad, como Deira, Satwa o Karama, por citar algunos ejemplos, no está de más; no pasear en traje de baño por las zonas peatonales así como no exhibirse demasiado en los centros comerciales, son algunos consejos útiles. Pero esto no quiere decir que no podamos llevar una minifalda o un escote pronunciado. En Dubai (no en el resto de emiratos) te sorprenderías de ver la forma de vestir de algunas extranjeras, sobre todo, en restaurantes, discotecas o fiestas privadas.

Privarnos de mostrar afecto en forma de besos o abrazos hacia nuestra pareja o amigo/a.

Dar besos para saludar no está bien visto, y debemos esperar a que nos ofrezcan la mano, pues en ocasiones una ligera inclinación de la cabeza es el saludo más común.

Por supuesto, las relaciones sexuales fuera del matrimonio no están permitidas, aunque te alojes en el Burj Al Arab.

La tolerancia hacia el alcohol y las drogas es cero, aunque el consumo de alcohol está permitido en hoteles y en domicilios privados, siempre que se disponga de una licencia. La edad límite son los 21 anos.  Acuérdate del lema “si bebes no conduzcas”.

Algo fundamental y que en algún momento puedes verte tentado de hacer, es sacar el dedo, pues…!NI SE TE OCURRA! Un doctor londinense que estaba de vacaciones con su familia en Dubai, pasó un tiempo en la cárcel porque otro conductor le acusaba precisamente de eso. Aquí es una gran ofensa y una simple denuncia sin mayores pruebas hace que termines con tus huesos entre rejas.

Y si pese a estos consejos quieres seguir echando un ojo al Código de Conducta, nunca está de más, pues realmente hay conductas no permitidas que nos parecerán como poco curiosas y que debemos conocer; aunque en la mayoría de los casos, no es la Policía la que actúa de oficio, sino que es por medio de una denuncia particular, cuando se penalizan estas actuaciones.