Este artículo nos lo escribe Reyes.

Ella es una expatriada que por razones de trabajo cambia de país muy a menudo. Para que sus hijos no pierdan el contacto con el sistema educativo español sigue el sistema educativo español a través del CIDEAD.

La educación de nuestros hijos es uno de los temas que más nos preocupan a los padres que residimos en el extranjero y por ello le estamos muy agradecidas a Reyes por este maravilloso artículo:

Me ha pedido mis amigas de Dubaiytu que os cuente mi experiencia con el CIDEAD (Centro para la Innovación y el desarrollo de la Educación a Distancia), una opción muy interesante para que los niños que residen en el extranjero no pierdan el contacto con el sistema de estudios español, amplíen su vocabulario y mejoren la ortografía.

El CIDEAD es un organismo oficial con sede en Madrid y dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, que ofrece cursos a distancia para los niveles no universitarios del sistema educativo español, desde primaria hasta bachillerato. Pueden solicitar la matrícula los españoles que estén residiendo en el extranjero o los extranjeros que hayan realizado algún curso en el sistema educativo español. El centro ofrece dos modalidades:

Matrícula Oficial: se cursan todas las asignaturas y se realizan exámenes tres veces al año, en la Embajada o consulado del país en el que se reside. Cursar estos estudios da derecho a título oficial pero elegir esta opción supone que los niños deben seguir los dos sistemas, el de su colegio y el español al mismo tiempo por lo que requiere bastante esfuerzo.

Estudios Flexibles: dirigido a niños que están escolarizados y que permite que estudien sólo algunas asignaturas del curso (un máximo de 3) y no tengan que hacer exámenes. No da derecho a título oficial, aunque hay un boletín de notas. No se realizan exámenes pero tres veces al año se remiten unas actividades para completar en casa que deben ser devueltas a los profesores para que las corrijan (todo se hace vía online).

El procedimiento es muy sencillo. Durante el mes de julio está abierta la matrícula gratuita a través de la página Web http://www.cidead.es y en ese momento se elige si se desea cursar matrícula oficial o flexible. Con la matrícula se obtiene el acceso a la plataforma del CIDEAD donde se encuentran los planes de estudio y asignan al niño profesores según las asignaturas que estén cursando. Los libros hay que comprarlos en España (hay librerías que los envían al extranjero) y, como ya sabréis todos los que habéis tenidos niños escolarizados en España, son muy caros. Una vez que los tienen, ya solo hay que ponerse a estudiar siguiendo los libros y las directrices del centro. El tutor desde España puede resolver las dudas que surjan y, en las fechas establecidas, se realizan los exámenes en la embajada o las actividades en casa.

Mis hijos han estado estudiando en el CIDEAD desde hace 5 años. Siempre he elegido los estudios flexibles porque, para niños que están asistiendo a un colegio que ofrece una buena educación, creo que la otra opción es una carga excesiva (hay que tener en cuenta que en la matrícula oficial cursarían todas las asignaturas, incluyendo plástica, educación física, inglés…). Hasta ahora, elegíamos las asignaturas de Lengua, Conocimiento del Medio y Matemáticas pero este año, debido al cambio del sistema de estudios, han separado Conocimiento del Medio en Ciencias Naturales y Ciencias Sociales y como el máximo de asignaturas es tres, tuve que renunciar a las matemáticas (para gran alegría de mis hijos que se han librado de los problemas).

Alguna vez me han preguntado qué sentido tiene apuntarse en los estudios flexibles del CIDEAD si no hay exámenes ni título y se podría hacer lo mismo con los libros en casa. Pues, en mi caso, además de porque facilitan material que te ayuda a organizarte, por un motivo de disciplina, tanto para los niños como para mí: cuando hay que enviar unas actividades en una fecha, no hay excusas que valgan y hay que hacerlas bien porque ponen nota, algo que suele convencer a los niños aunque esa nota sirva únicamente para nuestra satisfacción personal.

El CIDEAD requiere esfuerzo y no sólo de los niños, también de los padres porque no es realista pensar que lo pueden hacer solos. Cuando van teniendo edad para estudiar solos es cuando los temas se van haciendo más complicados y necesitan que se les expliquen más cosas. Yo dedico al menos dos tardes a la semana al CIDEAD y sé que las tengo que dedicar completas. Con el pequeño hay que estar todo el tiempo y con las mayores a ratitos.

En el caso de las Ciencias Naturales y Sociales casi todo lo están estudiando también en el colegio con lo que suele bastar con una lectura y algún esquema, haciendo hincapié en el vocabulario en español. Lo mismo pasa con las matemáticas, pues siempre ha estado muy coordinado lo que estudiaban en el colegio con las materias del CIDEAD por lo que íbamos pasando rápido lo que ya se sabían y deteniéndonos en las partes que estaban más flojas. Así servía como refuerzo, a la vez que aprendían las expresiones matemáticas y numéricas en español. Lo que nos lleva más tiempo es la asignatura de lengua, tanto la ortografía como la gramática porque, en el caso de mis hijos, es lo que tienen más flojo y es algo que no practican más que en los ratos del CIDEAD.

Mi experiencia es muy positiva pese a que los niños se cansan y no siempre es fácil mantener la motivación de toda la familia. Pero a mí particularmente me gusta estudiar con ellos y enseñarles cosas nuevas, me produce mucha satisfacción ver los progresos que hacen y como va creciendo su vocabulario español y, además, me siento mucho más tranquila pensando que, cuando se incorporen al colegio en España, todo va a resultar más fácil para ellos.