Como ya estamos todos ambientados en la Navidad, qué mejor que esta receta de las figuritas de mazapán que podemos hacer en casa con toda la familia. Hemos investigado un poquito los orígenes de este dulce tan sabroso y alimenticio y numerosos países reclaman su orígen. La primera cita de un postre similar se remonta a Grecia, donde ya se ensalzaban los valores culinarios de una pasta de almendra y miel. Pero es en la era cristiana cuando se incorpora la tarta de almendras a la celebración de la Pascua bajo el nombre de “panis martius” (pan de marzo o marzapane, en italiano). El primer lugar donde se habla de él es en las Mil y una noches, donde se dan citas sobre el manjar para poder soportar los ayunos del Ramadán o como afrodisíaco para poder hacer frente a los débitos conyugales de forma satisfactoria. En la web www.mazapan.es podemos encontrar mucha información interesante sobre su historia.

La aparición del Mazapán Toledano tiene lugar en el siglo XI, entre los años 850 y 900, aunque su divulgación se retrasa hasta dos siglos más tarde. En el año 1150 (reinando Alfonso VII) se cita una pasta de azúcar y miel como “Postre Regio” en la descripción gastronómica que hacen los cronistas de la época. Se cuenta que lo inventaron las monjas del convento de San Clemente en Toledo durante una hambruna que se padeció en Castilla, tras la batalla de las Navas de Tolosa (1212). En aquel momento no había trigo en la ciudad y sus despensas estaban llenas de azúcar y almendras. Así que decidieron dar de comer a los hambrientos con el suculento alimento.

mazapanExiste una versión italiana muy interesante sobre el nacimiento del mazapán: Eloisa Martorana, una noble italiana, hizo construir un monasterio en Sicilia que tomó su nombre, en 1193. Las monjas del convento eran en su mayor parte de origen griego y se dedicaron a la elaboración de una masa de azúcar y almendras, que luego trasformaban en miniaturas que representaban frutas y animalitos. Después las pintaban con vivos colores compuestos a base de goma arábiga, pigmentos extraídos de rosas, azafrán y pistacho (si lo pensais esta es la receta que ha permanecido en oriente Medio. Y, hoy en día, podéis encontrar en el supermercado cajitas de mazapán con figuritas de colores).

Tan famoso se hizo el mazapán y tanto trabajo daba a las monjas italianas, que en el año del Sínodo de Mazara del 1575 se prohibió, por expreso decreto, dedicarse a tal labor, que evidentemente les distraía de las prácticas religiosas. Aún así las monjas buscaron los medios para esquivar la prohibición y seguir produciendo sus ricos mazapanes.

La palabra Mazapán, otra palabra de origen árabe. Una de las versiones dice que la palabra mazapán proviene de la unión de las palabras “maza” (por el mortero en donde se machacaba la almendra y se mezclaba con el azúcar) y “pan” (por el producto obtenido), pan de almendras. La palabra puede derivar del árabe “manthában” que identificaba el recipiente donde se guardaba la pasta. Aunque otras fuentes dicen que proviene también del árabe “mautha-ban” (rey sentado), en alusión a las figuras que se elaboraban.

Así que manos a la masa! Os proponemos esta receta de la web oficial del mazapán para 3 personas.

Receta de Figuritas de Mazapán images-1

300 gramos de almendras molidas.

300 gramos de azúcar glasé.

2 cucharadas de agua.

1 clara de huevo. Opcional ( ralladura de medio limón y canela molida)

Elaboración: En un recipiente hondo colocamos las almendras con el azúcar y las dos cucharadas de agua. Opcionalmente le añadimos la canela y la ralladura de limón. Amasamos con las manos toda la mezcla durante bastante tiempo hasta conseguir una masa uniforme. Esta masa la dejamos reposar durante un par de horas en lugar fresco. Pasado este tiempo, hacemos figuritas y las colocamos en una placa de horno. En un cuenco colocamos la clara de huevo y con una batidora de varillas la montamos a punto de nieve. Posteriormente, con un pincel de pastelería, pintamos las figuras con la clara. Una vez terminadas, introducimos la placa en el horno durante unos 2 minutos a 200 º C de temperatura, hasta que se dore la superficie. Sacamos del horno y dejamos que se enfríen. En una fuente colocamos las figuritas acompañando el resto de dulces navideños.

A disfrutar del sabor de la navidad!