Decidnos que nunca os habeis parado a pensar ¿Por qué es el fútbol, deporte más popular a nivel planetario, hasta el punto de ser reconocido como el fenómeno social por antonomasia de nuestro tiempo?

Quién no recuerda tardes maravillosas llenas de emoción.. o noches sin consuelo viendo que pese a casi alcanzarlo tu equipo pierde en el último segundo… Quién no ha gritado hasta quedarse afónico, quién no se ha enfadado, o quién no se ha fundido en un abrazo con un desconocido al meter un gol que da la victoria …. quién no se ha tomado más de una copa tras conseguir un título y recuerda todavía esos momentos como los más felices…???

A la primera conclusión que llegamos es que el fútbol nos puede llevar a la felicidad, es un potente canalizador de emociones y claro está, positivas, cuando llevan a la victoria. Hace  ya un año del mundial y todavía recuerdo el clima que vivió España tras su victoria… momentos y emociones que permanecerán para siempre.

Pero que  es lo que hace que el fútbol sea el deporte Rey.. ?

Quizás es su sencillez o simplicidad: se puede practicar casi en cualquier lugar, 22 jugadores o menos en el caso de una diversión entretenida; dos equipos, una bola, unas cuantas normas, un árbitro profesional, cualquier vecino o nadie, y un tiempo limitado (90 minutos) o ilimitado.

Creamos que fue por esto, a su sencillez  por lo que se jugó en Egipto, en China (inventores de la pelota) y en la Edad Media. Los romanos lo llevaron a las Islas Británicas, donde adquirió carta de ciudadanía, desde donde se extendió por todo el mundo.

La segunda razón: es un juego libre, popular, barato, democrático y socializador, al punto que no faltaron dirigentes comunistas celosos que pretendieron prohibirlo.

El tercer punto quizás algún hombre nos diría lo contrario… pero creemos  que por su simbología lúdica les devuelve el estado de niñez….

 

Cuarto, no tiene sexo, no le importan las clases sociales y en él armonizan los intelectuales y los analfabetos.

Quinto, el fútbol articula dos potencias determinantes del ser humano: la libertad o capacidad creativa, y la solidaridad o juego de conjunto, sin las cuales no hay progreso (ni fútbol). Un equipo se mide por este ensamblaje. Así entendido, es escuela de valores.

Sexto, en el plano físico psicológico según los expertos, (y en este punto he tenido que tirar de enciclopedia) el futbol exige la coordinación de mente y músculo (cuerpo y espíritu) que se desarrolla en la previsión y en la precisión en el servicio para culminar en el inmediato desplazamiento encadenatorio del juego (triangulación, por ejemplo). De aquí que muchos expertos definan el fútbol como :

 

“movilidad inteligente”

 

Séptimo, el futbolista posee tres recursos físicos: el cuerpo (el fútbol es danza, si leyera esto mi marido me diria que estoy loca), la bola (que supone dominio o técnica, y yo creo que más dominio) y el espacio. Se juega con los tres y no solo con la bola.  Si lo entendemos así podriamos decir que el fútbol es ciencia y arte…

Octavo, el fútbol culmina en el gol, es su éxtasis, que no se improvisa… lo que hace al fútbol lo más grande es esto el GOL. Ese elemento extraño que posee un carácter precioso que no tiene el “tanto” en ningún otro deporte. Es un descomunal generador de tensión cuando hay pocos o el partido está igualado, y el hecho de ver muchos en el mismo partido convierte automáticamente a éste en un evento prácticamente inolvidable. Es su escasez lo que los hace tan preciosos, sin contar el hecho de que pocas cosas hay tan míticas como ser testigo directo de un gran gol, o que este se consiga en un partido importante. Los goles son la salsa del fútbol… Un gol es un tesoro.

Noveno, el fútbol, como la vida, siempre ofrece otra oportunidad.

Y esta para mi, es con la que me quedo…