Ayer asistí a una serie de conferencias sobre supuestos que desgraciadamente se nos pueden dar en algún momento de nuestra vida y su regulación legal, y por eso me he decidido hablaros sobre la situación legal de la mujer casada en Dubai.

Me sorprendió gratamente el gran número de mujeres abogadas, duplicaban el de hombres, pero sobre todo me satisfizo enormemente la calidad de las conferencias de las ponentes femeninas, sobre todo la de Carolina Marín Pedreño, una letrada con sede en Londres, que está especializada en sustracción de menores (child abduction). Lo trató de una manera tan práctica que incluso sin conocimientos legales era sencillo poder entender el procedimiento y los pasos a seguir. Carolina Marín en la imagen de abajo.

Pese a que países como Bahrein, Omán o Túnez, son firmantes del Convenio de la Haya que regula estos supuestos, Emiratos Arabes Unidos sigue sin ser firmante de este importante Convenio.  Lo que quiere decir que si uno de los progenitores saca los niños de Dubai, va a ser largo y tedioso recuperarlos con celeridad.

Nunca fui testigo de sustracción de menores en Dubai, pero si de otros supuestos relacionados con niños, y me vienen a la cabeza tres casos de madres que abandonaban el país sin sus hijos, tras un divorcio, al no tener otros medios de vida y no disponer de un trabajo, y casualmente recuerdo que en dos casos los padres no eran musulmanes, sino europeos y en un tercer caso, al ser él musulmán (egipcio él e inglesa ella) usó todas sus armas, y ella acabó encarcelada y deportada, por detenerla la policía en su casa con un hombre (aunque ella ya estaba divorciada) tras denuncia de su ex-marido.

Desde mi opinión, el problema/desventaja en Emiratos como mujer casada es en dos supuestos:

Mezquita en Dubai

Mezquita en Dubai

Primero, si has venido bajo la visa de tu marido a vivir en Dubai, ya sabes que debes pedirle permiso para trabajar y lo más importante, si fallece, sólo podrá liberar las cuentas bancarias de tu marido (incluidas las conjuntas) el familiar masculino más cercano a tu marido, su padre, y en su ausencia, un hermano. El proceso de revisión de deudas o gravámenes del difunto y demás, lleva un tiempo y debes tener una cuenta propia para poder mantenerte durante ese tiempo. Los niños permanecerán en todo momento contigo, pero también has de saber que si algo os pasa a los dos, nunca está de más hacer un testamento en el que fijéis unos guardadores de hecho o tutores residentes en Dubai para que se quedaran con ellos hasta que la familia llegara, para terminar los trámites y quedarse con los niños.

Si os divorciáis, en todo momento el tribunal va a proteger los intereses de los menores y de la madre si el padre permite a la madre que ésta se quede en el país con los niños, pero si el marido exige la guardia y custodia de los niños, el juez lo hará constar así, y se quedarán con su padre en la mayoría de los casos.

Segundo. Si estás casada con un ciudadano musulmán,  automáticamente se te va a aplicar la sharia o ley musulmana, y en esos casos, los niños permanecerán con el padre. El tribunal te protegerá económicamente pero los niños se quedan con el padre.

Vivir en un país musulmán nos hace estar en desventaja a la hora de sucesión y a la hora de un divorcio,  y lo hemos de tener en cuenta, sobre todo si tenemos hijos menores de edad. Si además estamos casadas con un musulmán, la desventaja es todavía mayor.

Con este artículo no es mi deseo alarmaros pero si que sepáis cuales son vuestras desventajas como esposas y madres en un país musulmán y la forma de protegeros.

Mi consejo si algo les pasa a vuestros maridos es que os vayáis cuanto antes con los niños a vuestro país de origen y que deis instrucciones a un familiar para que vuelva y haga los trámites para liquidar deudas y recuperar vuestro dinero o posesiones. Tampoco está de más que un amigo residente tenga un poder notarial (las notarías en Dubai funcionan muy bien) que os represente en caso de fallecimiento de uno o de ambos y sea nombrado guardador o tutor de los niños (si os pasa algo a ambos) hasta que los reclame un familiar.