Esta receta es de esas opciones fáciles y rápidas cuando tienes invitados de última hora y no sabes que hacer de comer o cenar, tiene todos los requisitos de la cocina que me gusta a mí, sencilla, sabrosa y ligera, por ese orden.

Debo reconocer que no es completamente cosecha mía, la he sacado de esas revistas que venden en Spinneys, la de FOOD, nada más y nada menos que de una edición de Octubre de 2009, pero le he dado un toque muy personal, yo diría varios. Cuando llegué a Dubai, tenía que actualizarme en dos materias principalmente, las labores de ama de casa y mi inglés, y por ello no encontré mejor combinación que volver a la cocina con una revista cuyos ingredientes los podías encontrar a la vuelta de la esquina, nunca mejor dicho, y además aprendiendo un montón de vocabulario que dejaría a mis amigas inglesas impresionadas.

Aunque en seguida empecé a trabajar y ahora sólo me meto en la cocina los fines de semana, sigo echando mano de esa libreta de recetas que llené en mis primeros meses de estancia en Dubai.

Ingredientes para 4 raciones de pasta con espinacas y champiñones:

500 gr de espagueti

400 gr de espinacas

200 gr de champiñones

200 ml de nata líquida

aceite de oliva virgen para freír

3 dientes de ajo muy picados

200 gr de queso gouda rallado

perejil fresco para adornar

pimienta negra

Empieza hirviendo las espinacas, mientras, en otra sartén fríes los ajos en dos cucharaditas de aceite de oliva y cuando estén dorados, añade los champiñones previamente lavados y laminados, cuando estén hechos, lo retiras del fuego. Saca las espinacas, escúrrelas muy bien y córtalas. Cuando no tengan agua, las añades a los ajos y los champiñones y le das unas cuantas vueltas para que quede todo cocinado, cuando ya esté listo, le añades la nata.

No te cortes si ves que necesita más aceite, pero siempre de oliva, le da un sabor totalmente distinto.

Hierve la pasta al dente en agua salada unos 6 minutos, dependiendo de la pasta (lo mejor es leer las instrucciones), sácala, escúrrela, y si me permites un consejo, no la pases por agua, directamente le echas la mezcla preparada y la pasta queda ligada sin perder su textura.

Yo para ir más rápida, hago todo al mismo tiempo y no tardo más del tiempo de cocción de la pasta, que son exactamente 9 minutos.

Para servir, no olvides espolvorear un poco de pimienta negra y añadir algo de perejil por encima, el queso rallado al gusto. De verdad que si la pruebas, repites.