Nos alegra mucho nuestra última incorporación en la web, la pediatra  Fabiola Caracseghi, cuyos detalles vienen en el enlace que os adjuntamos.

 

http://dubaiytu.com/testimonial/dra-fabiola-caracseghi/

Dra.-Fabiola-CaracseghiSiempre es agradable explicarle a tu médico en tu propio idioma, más cuando se trata de un bebé, por eso y para celebrar su incorporación a Dubaiytu, hemos querido que nos aportara alguna luz a una preocupación muy extendida, la del cuidado del sueño de los bebés, sobre todo por lo que puede ayudar a evitar la muerte súbita del recién nacido.

Aquí nos deja su comentario a un artículo de una importante publicación médica internacional.

 

 

Tendencias en la utilización de ropa de cama y otros accesorios para el sueño de los bebés. Estudio reciente sobre la posición de los bebés durante el sueño

baby-clinic-dubai-cooper-service4

 

Notas sobre el artículo Trends in Infant Bedding Use: National Infant Sleep Position Study, 1993–2010

 

Este artículo recientemente publicado en la revista Pediatrics, escrito por Carrie K. Shapiro-Mendoza y cols. aborda un tema muy sensible, el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) y unas maneras para evitarlo.

 

Almohadas, colchas, edredones, ropa de cama suelta, peluches, juguetes varios… son algunos de los elementos potencialmente peligrosos, que no deben ser utilizados en las camas o cunas de los bebés para evitar la asfixia accidental relacionada con el sueño.

 

Los autores estudiaron la frecuencia de uso de estos objetos entre los lactantes durante un período de 17 años y las asociaciones de este uso con eventos adversos.

 

Aunque cada vez en menor medida, parece que se siguen utilizando, sobre todo por madres adolescentes y las que no tienen estudios superiores. Donde menos se utilizan es con los bebés nacidos a término, en comparación con los prematuros.

 

La mitad de los lactantes de Estados Unidos (y probablemente más en otras partes del mundo) todavía duermen con ropa de cama u otros objetos peligrosos, a pesar de las recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría. A remarcar, esta práctica es más prevalente entre los niños que comparten cama con adultos.

 

No sabemos muy bien por qué los padres y cuidadores de bebés siguen utilizado estos objetos, pero sus creencias y percepciones probablemente juegan un papel importante. Para aumentar la comodidad de los lactantes, se busca a menudo un ambiente cálido y suave. Las almohadas que actúan como barricadas se perciben como una medida de seguridad. Las revistas populares dirigidas a mujeres en edad fértil a menudo muestran imágenes de niños que duermen con ropa de cama potencialmente peligrosa (por ejemplo, mantas, almohadas). Ver imágenes como estas puede reforzar falsas creencias y percepciones que estas prácticas en el sueño de los niños no son sólo favorables, sino también la norma.

 

Aunque la tendencia es de disminución en su uso, este estudio ha demostrado que hay una mayor utilización de mantas, edredones y otros tipos de ropa de cama suelta debajo del bebé que por encima o alrededor, lo que plantea que los padres pueden percibir erróneamente que las recomendaciones no incluyen elementos ubicados bajo el lactante.

ropa-de-cama-potencialmente-peligrosa

El SMSL, la principal causa de mortalidad post-neonatal, ha disminuido desde la recomendación de colocar los bebés a dormir boca arriba, pero la mortalidad infantil relacionada con la asfixia accidental relacionada con el sueño, la principal causa de mortalidad infantil traumática, se ha incrementado en más del doble en los últimos 10 años.

 

Peluches, juguetes y ropa de cama suelta como mantas, edredones, almohadas pueden obstruir la vía respiratoria infantil y suponer un riesgo de asfixia. Este tipo de ropa de cama es un factor de riesgo reconocido de muerte súbita del lactante. Debido a estos riesgos, la Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda que los objetos blandos y ropa de cama suelta sean retirados de la zona de sueño infantil.

cunas

La Comisión de Seguridad de Productos de Consumo (Consumer Product Safety Commission), el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (National Institute of Child Health and Human Development), y la Asociación Americana de Pediatría, así como mucho otros organismo similares, recomiendan que los bebés se coloquen “a dormir boca arriba sobre un colchón firme y bien ajustado, que cumpla con las normas de seguridad vigentes y que las almohadas, colchas, edredones, pieles de animales y otros productos blandos u acolchados sean retirados de la cuna”.

 

Es importante para todos los padres y cualquier persona implicada en el cuidado de recién nacidos y lactantes conocer y entender los factores de riesgo asociados a esta peligrosa práctica, con el fin de ayudar a reducir el número de muertes infantiles relacionadas con el sueño

peluches

Entonces, ¿cómo asegurarse de que su bebé está a salvo mientras duerme?

 

  • Utilice una superficie firme, como un colchón en una cuna de seguridad aprobada, cubierto por una sábana bien ajustada.
  • No utilice almohadas, mantas, pieles de oveja, o protectores de cuna en cualquier lugar en el área donde duerme su bebé.
  • Asegúrese de que nada cubre la cabeza del bebé.
  • Coloque a su bebé sobre su espalda para dormir, para las siestas y por la noche.
  • Vista a su bebé con ropa de dormir, como un pijama de pieza única, y no use una manta.
  • Mantenga los objetos blandos, juguetes y ropa de cama suelta fuera del área donde duerme su bebé.
  • El lugar donde duerme el bebé tiene que estar al lado de donde los padres duermen.
  • El bebé no debería dormir en una cama para adultos, en un sofá o similar, ni solo ni acompañado.
  • No fume ni permita que nadie fume cerca de su bebé.

Adaptado de Safe to Sleep®.

Felices sueños a todos!