Por que me cuesta tanto…..

Llega septiembre, la vuelta al cole de los peques, la vuelta a las rutinas, a los horarios, a las actividades extraescolares y sobre todo a las promesas de este curso: voy a hacer…

Quedan lejanos los días de verano en los que el sol estaba prácticamente todo el día en el cielo y no había horas ni para comer ni para dormir…. Los niños pese a no tener rutinas dormían toda la noche y hacían sus siestas casi sin pedírselo… y se pasaban todo el día jugando.
No es que aquí en Dubái no jueguen sino simplemente el tiempo no permitía los últimos meses hacer actividades fuera de casa. Este verano mis hijos han descubierto el cielo azul de Madrid y las nubes que tienen forma como en su cuento de Eric carle “little cloud”.. y las montañas y sus paseos buscando bichitos… y las playas de Portugal que están llenas de vida…, se han hartado de abuelos, primos…, que la verdad, es que ya tenían hambre de ellos; y sus padres se han reencontrado con sus amigos de siempre, con las tapitas… con las interminables charlas en las terrazas, poniéndonos al día de todo..
La verdad es que este han sido unas buenas vacaciones, pero todo se esfuma como el sueño de una noche de verano.. ahora solo tenemos que volver poco a poco a nuestras rutinas y rezar para que bajen las temperaturas y pronto volvamos a la primavera eterna a la que estamos acostumbrados en Dubái… en fin, las vacaciones se han terminado… tenemos que ponernos las pilas..
Empezando por mi… entono el mea culpa por ser tan comodona… no es justo…….. si les pedimos a nuestros hijos que se adapten a los nuevos cambios, porque a nosotros nos cuesta tanto….
De este curso no pasa apuntarme a las clases de árabe… vergüenza me debería dar volver a mi país sin saber ninguna frase del idioma de la región… el inglés inunda tanto nuestras vidas que hasta cuanto vamos al supermercado no vemos ni los números en árabe. Ni los vemos ni nos hemos esforzado en reconocerlos…Me da envidia mi amiga Esther, es de las pocas que desde hace años se puso las pilas en este tema… y ahora puede mantener casi fluida una conversación con otras mamis del cole. Lo tengo que intentar.
En fin, quiero aprovechar este nuevo curso (porque desde mi experiencia nunca sabes cuando te vas a marchar de aquí)…. He despedido a muchas amigas este verano… y esto te hace pensar que nada es eterno. Así que hago la promesa de ponerme las pilas en mi trabajo que hay que ayudar en casa…..y sobre todo, tengo ganas que este proyecto salga adelante, así que voy a coger impulso que hay mucho que hacer.

Os invito a que hagáis una reflexión sobre qué podemos hacer o que podemos aprovechar de este país, seguro que os surgen muchas ideas… ánimo, que las vacaciones de navidad ya están un poco más cerca…