Dubai está definitivamente muy lejos de casa, así que ¿por qué no aprovechar para conocer sus alrededores? Quizás no volvamos a este rincón del mundo.

Por supuesto hay que ir al desierto, visitar Abu Dhabi, las playas de Fujaira o las piscinas de Hatta y por qué no, descubrir Sharja. Pero también tenemos países tan bonitos como Omán, India, Sri Lanka, Jordania… lo suficientemente cerca para hacer una escapada de fin de semana y sin tener que rascarnos demasiado el bolsillo ni pensar con quien vamos a dejar al peque (porque en todos ellos sin excepción adoran a los niños). Un poco más lejos y por tanto bastante más caros, tenemos países espectaculares como Rusia, Sudáfrica, China, Tailandia…y piensa por un momento cuantas horas tendrías que volar desde tu país de origen para llegar hasta allí.

En esta web queremos compartir e intercambiar contigo nuestras experiencias y por ello, os invitamos a escribir sobre los distintos destinos recorridos para que compartas tus secretos del diario de viaje, desde una excursión a Musandam para ver los delfines hasta una deliciosa escapada a Las Seychelles, todo vale para ampliar nuestro horizonte. Anímate, regístrate, y mándanos tus artículos, estamos seguros de que la mayoría de vosotros tenéis un corazón aventurero.

Algunos viajes son muy costosos pero otros son realmente baratos, todo depende de lo que te puedas y quieras gastar, pero destinos no faltarán.

Para iniciar las ESCAPADAS e inaugurar esta página nos quedamos cerca, así que el primer destino que yo recomiendo es una escapada a Omán por la frontera de Al Ain, para visitar Jabal Shams, el punto más alto de Omán a mas de 3000 metros de altura. Son 259 kms desde Al Ain por una carretera en buen estado, que será sinuosa a medida que nos vayamos acercando a la zona de montaña. Hay dos paseos que puedes hacer, bien a la cima, bien a un pueblecito antiguo abandonado llamado Ghul (en la fotografía). En el área y si quieres hacer algún kilometro mas, tienes Al Hoota Cave, un túnel de 2.7 km con un lago de 800 metros, realmente impresionante y muy bien conservado por el Ministerio de Turismo de Omán. Al ser zona de montaña las temperaturas son extremas, y en las alturas y por la noche te puedes congelar si decides ir en invierno. Si no te va mucho el camping, puedes disfrutar de un pequeño hotel en la cima de Jabel Shams llamado Jabel Shams Resort, pero reserva con tiempo pues es bastante popular, no es nada lujoso, pero es limpio y se duerme calentito, si vas con niños, les encantará salir de las “cabañas” y que les rodeen las cabras de la montaña. Si tienes más de dos días puedes visitar Al Bahla, Nizwa o Ibri, donde tienes mercados curiosos por donde pasear y fuertes antiquísimos. La pena es que las principales edificaciones están mal conservadas, aunque actualmente están restaurando el fuerte de Al Bahla, que ha sido declarado patrimonio de la Unesco. Aquí puedes comprar cerámica de muy buena calidad, y también algún que otro jányar (daga típica de la zona), si te gustan los dátiles, son muy ricos los de esta zona.

Como recomendación, si te gusta el trekking o visitar wadis (valles), cómprate la guía Omán Off-road, donde te dan todas las indicaciones posibles para hacer caminatas y circular por las zonas más atractivas de Omán, un país maravilloso para descubrir; a nosotros nos vino de miedo el tenerla cuando visitamos esta zona.