Esta receta es típica de Murcia, una región preciosa de España, conocida como la Huerta de Europa, y aunque yo soy granadina de nacimiento, mi ciudad y la de mis padres es Cartagena, una ciudad histórica con un anfiteatro recién restaurado, un puerto natural maravilloso y un casco urbano modernista que no envidia al de ninguna otra ciudad española.

Y después de derramar dos lagrimitas de nostalgia sobre el teclado de mi ordenador, os explico la famosa receta de mi abuela Carmen, que era de Lorca, una ciudad tristemente castigada por el reciente terremoto, que me dicen ya está resurgiendo y restaurando esos edificios maravillosos que la caracterizan. Desde aquí todo mi afecto.

Ingredientes para 4 personas:

3 calabacines medianos

2 huevos

1 cebolla pequeña

5 cucharadas de aceite de oliva (para freír)

1 pellizco de sal

Lava, pela y corta los calabacines en rodajas finas y empieza a freírlos en aceite por tandas hasta que adopten un color amarillo, una vez fritos todos, los mezclas en la sartén, les echas el pellizco de sal y vas añadiendo los huevos (yo los bato antes de echarlos); una vez cuajados los mismos y bien mezclados con el calabacín, ya los tienes listos; si tienes invitados, puedes acompañar el revuelto con los panes a los lados como aparece en la fotografía.

Es un plato sabroso y muy saludable. También les suele gustar a los niños.