La receta de hoy la hizo Miriam con sus sobrinos este verano, es una manera de pasar la sobremesa cuando los niños se hacen mayores y ya no duermen la siesta; amasar y darle forma a los rollitos te puede llevar un buen rato pero el resultado es una excelente merienda.

Por supuesto hay que llevar cuidado al freírlos, los niños deben ser meros espectadores; mientras se fríen las rosquillas, ellos pueden hacer la mezcla de azúcar y canela para espolvorear.

 

 

 

 

Ingredientes para 6 personas:

 

200gr  de harina ; 1 tacita de leche;2 huevos ; aceite ;

4 cucharadas de azúcar ; canela ;sal.

 

Poner la harina sobre la encimera (si es de mármol mejor) en forma de volcán; agregar la leche poco a poco, amasando la harina; agregar el azúcar, los huevos, la canela en polvo y una pizca de sal. Trabajar la masa y  extenderla  con el rodillo sobre el mármol  enharinado en una capa delgada. Cortarla en tiritas de 2 cm de ancho por 15 de largo, y unirlas formando las rosquillas.  Freírlas en aceite muy caliente y abundante. Escurrirlas y espolvorearlas con azúcar y canela. Es preferible servirlas  calientes.

 

Crujientes y blanditas a la vez! Buenísimas!