De vez  en cuando suceden cosas que nos dejan en estado de shock.

Tragedias naturales y tragedias provocadas por los hombres, todas ellas con consecuencias terribles.

inundaciones en China

inundaciones en China

La diferencia entre unas y otras es que las primeras son totalmente inevitables y solo podemos paliar sus efectos en casos contados, y las segundas, son evitables porque en la mayoría de los casos, estas personas han sufrido las consecuencias de una educación errónea o un sistema falto de políticas de ayuda social.Cuando me refiero a educación no solo es la que se imparte en el colegio, si no la de los valores que se inculcan en la familia.

El dueño del edificio que se ha desplomado en Bangladesh matando a más de 300 personas es un ser despreciable por su codicia y su falta de respeto hacia los demás, que le hace menospreciar la vida de cientos de personas.

Colapso en Bangladesh

Colapso en Bangladesh

En los recientes atentados de Boston, esos chicos o asesinos como los prefiráis llamar eran carne de cañón de un sistema carente de políticas sociales en los que personas sin atención o cariño radicalizan sus posturas a medida que van creciendo hasta elegir el camino de la destrucción.

Pero de todas estas situaciones surgen hechos dignos de contar, y es la ayuda desinteresada y a veces heroica de esas personas que ante un suceso en el que tu primera reacción es huir, ellos actúan  sin pensar para ayudar a salvar vidas. Hay miles de casos, pero quizás en los atentados de Boston (que tanto nos han impactado por la naturaleza de un evento de esas características) me quedo con la de Carlos Arredondo, un ciudadano americano procedente de Costa Rica que no dudo en ayudar a uno de los heridos.

atentado de Boston

atentado de Boston

Carlos Arredondo es la otra cara de la moneda, al igual que los causantes de los ataques, él también es un emigrante y una víctima de la sociedad, una persona que perdió a uno de sus hijos, militar, en la guerra de Irak, y luego perdió a otro como consecuencia directa de la muerte de su hermano. Pero su actitud ante la vida hizo que no dudara a la hora de ayudar a Jeff Bauman Jr., una de las personas que más aportaron para la detención de los hermanos Tsarnaev.

Jeff se recupera de la amputación de sus dos piernas en el hospital y estamos seguros que Carlos debe sentir un gran orgullo al ayudar a salvar la vida de un chico joven que podría haber sido ese hijo que perdió en Irak. En la imagen una bonita foto de Carlos con su hijo menor (que murió la Navidad del 2011 al no poder superar la muerte de su hermano) en un acto en memoria de su hijo militar.

Carlos Arredondo

Carlos Arredondo

Personas como Carlos son las que nos hacen creer todavía en la bondad y la generosidad.