Este artículo lo escribimos hace tiempo… pero es un destino que  a Dubaiytu nos trae muy buenos recuerdos….

Por ese motivo hoy lo publicamos de nuevo. Esther Torres nos cuenta en primera persona su experiencia en Sri Lanka, Un viaje que hicieron dos familias, cuatro adultos y siete niños!!!

 …De Sri Lanka que habíamos leído un reportaje en el Time Out que lo describía como el paraíso y Mi amiga Marta había estado recientemente y tenía unas fotos maravillosas de las playas, de sus templos de su naturaleza… así que eso unido a que  la distancia en avión son poco más de tres horas  hacia de este país el lugar perfecto para una semana de vacaciones.

Mi marido había conocido unos años atrás un español que tenía una agencia de viajes en Sri Lanka www.srilankainstyle.com  y todavía guardábamos la tarjeta, así que nos metimos en su web. Nos encantaron los hoteles, las rutas, los colores y decidimos dar el paso…mis temores eran el llevarme un bebe de 5 meses…. consulté a mi pediatra y me dijo que era un destino seguro y aunque debes tener cuidado con lo que comes y bebes, no hay que tomar muchas más precauciones; si eres muy precavido, sigue las indicaciones de las guías en cuanto a las vacunas. También comprobamos la temporada de lluvias, y la mejor época es ir entre los meses de Diciembre a Abril, que es la época seca.

Para muestra de este precioso país, un reportaje de Los elefantes de Sri Lanka:

http://whatson.srilankainstyle.com/2013/09/sri-lanka-elephant-island.html?utm_source=twitterfeed&utm_medium=linkedin

Contactamos con el guía de mi amiga Marta para que nos alquilara un mini-bus con conductor, pero reservamos los hoteles de esta agencia que nos daban más confianza y nos dejamos aconsejar en cuanto a la ruta a seguir. Mejor siempre ir con guía.

Teníamos poco mas de una semana y aunque queríamos ver un poco de montaña (centro-norte), las plantaciones de té (centro) y algo de playa (las del sur son las mejores), no queríamos estresarnos.

Aterrizamos en Colombo (la capital) con una compañía de bajo coste, Fly Dubái, que es bastante aceptable aunque siempre tienes Emirates si no te fias; pasamos noche en un hotel aceptable cerca del aeropuerto porque llegamos a las 2 de la mañana hora Sri Lanka y no pudimos hacer mejor elección teniendo en cuanta que conducen despacio por los limites de velocidad y las carreteras están llenas de motos, tuc tucs, bicicletas, coches y hasta elefantes…

Al día siguiente tomamos rumbo a la zona centro norte o la zona arqueológica, parando en el mercado del pescado a las afueras de Colombo y en los puestos de frutas tropicales que había cada 10 km, sin pasar por alto Dambulla Cave, un templo budista excavado en la roca al que accedes por un sendero lleno de monos; pasamos noche muy cerca de la Gran Roca y al día siguiente nos acercamos por fin a Sigiriya, un palacio excavado en la roca en medio de un bosque…precioso!!!,  cerca están las ruinas de Polonnaruwa.

      

Después, nos dirigimos hacía Kandi, donde después de comer visitamos el Templo del Diente, típico templo budista y por la tarde hicimos una visita a un parque enorme que hay en medio de la ciudad donde vimos especies muy raras de árboles y flores gigantes. Ya en la noche llegamos a un hotel en medio de las plantaciones de té y del rio, era la antigua mansión de un ministro asesinado en la Guerra Civil y por tanto estábamos como en nuestra propia casa, estábamos solos y disfrutando del aire fresco y las vistas! Tras un merecido descanso al dia siguiente visita obligada pero muy recomendable, a una fábrica de té.

Salimos para la zona de playa haciendo parada en un Orfanato de Elefantes, donde los peques y algunos mayores se dieron un baño con los mas de 50 paquidermos, de todos los tamaños; los demás comimos tranquilamente con la vista del espectáculo al fondo, como si de una película se tratara, pues era espectacular el enclave.

La zona elegida en la playa fue Bentota, donde tienes hoteles muy bien decorados. Fuimos al refugio de las tortugas de la localidad, donde apadrinamos una de las tortugas heridas por el tsunami, también tenían tortugas ciegas y pequeñas tortuguitas… por supuesto nos dimos un baño en la maravillosa playa y observamos a los pescadores con su técnica de pesca manual.

Al día siguiente nos dirigimos hacia Galle, una ciudad colonial con un fuerte precioso desde donde se puede ver  una buena puesta de sol y bonitas casas coloniales como la de la foto, ya que holandeses y portugueses pasaron por aquí;  en el camino puedes comer en los chiringuitos de playa unas langostas de kilo y pescados muy sabrosos que te dan a elegir; si tienes tiempo puedes quedarte en Galle donde tienes buena oferta hotelera y tiendas muy bonitas. Si solo vas buscando playa, desde Colombo hacia el Sur tienes mucha oferta hotelera y playas de ensueño. Si tienes suerte, por esta zona, puedes contemplar a los locales pescando encima de un palo a la orilla del mar. Es todo una experiencia.

Nosotros decidimos pasar una última noche en Bentota para disfrutar de la playa un día mas y vuelta a Colombo al día siguiente donde visitamos en tuc tuc un centro comercial, el Gallery Café, que mezcla tradición y  modernidad con todo tipo de artículos de regalo, y de paso pues queda muy cerca, dimos una vuelta por el Galle Face Green, que es la zona del puerto donde los locales pasean, comen y vuelan las cometas; por esta zona hay un museo holandés de la época colonial que está ubicado en una mansión preciosa y recién restaurada.

En el aeropuerto tienes una tienda de ropa con camisetas de Sri Lanka de buena calidad, también libros chulos sobre el país y otros souvenirs, si no has tenido tiempo de comprar nada; también hay cafeterías donde comer algo antes de embarcar.

 Es un destino muy recomendado y que nunca olvidareis.