María Tello nos ofrece conocer Dubai desde otra perspectiva.

Por eso este artículo es perfecto para nuestra sección DESCUBRE DUBAI. Una sección donde puedes encontrar sitios a donde ir, planes para hacer y eventos a destacar y así ¨descubrir¨ todo lo que Dubai puede ofrecerte.

Os dejamos con este texto que nos ha ¨regalado¨María sin modificar una coma, en cuanto lo leáis sabréis el motivo.

Para tener todos los detalles de las excursiones y viajes que organiza María en Emiratos, puedes acceder a su información a través de su web

http://mariatello.wix.com/passion-dubai-tours

Y si quieres conocer a María, entra en nuestra sección de DESCUBRE DUBAI.

https://dubaiytu.com/conoce-maria-tello/

LAS TORRES DE VIENTO O BARJEEL

Uno de los lugares de Dubai por los que nunca me canso de pasear, tanto a primera hora de la mañana como al atardecer o ya entrada la noche, es el barrio de Bastakiya, tan solemne y embriagador, con sus calles laberínticas y las características torres que tienen la mayoría de los edificios, llamadas Barjeel o Torres de viento. Estas torres son el testimonio de un pasado reciente, cuando no existía el aire acondicionado y Dubai era un pequeño pueblo de pescadores y comerciantes. Son el testimonio, así mismo, de la diversidad que ha caracterizado a Dubai desde sus orígenes. Las torres Barjeel (pronunciado Baryil) llegaron a esta costa del golfo árabe con los comerciantes persas de Irán que recalaron en sus puertos. Algunos de estos persas se quedaron en la costa árabe gracias a las ventajas fiscales que el Jeque de Dubai sabiamente instauró para desviar el gran comercio de Irán hacia esta tierra.

Por este motivo a finales del siglo XIX un grupo de familias originarias de BASTAK, una localidad del centro-sur de Irán, se instalaron en un terreno situado entre el zoco y el fuerte Al Fahidi (primera residencia del Jeque de Dubai y palacio de gobierno) dando lugar al barrio que actualmente se conoce como BASTAKIYA.

Los iraníes construyeron sus casas, al igual que las que habían dejado en su país, con los materiales locales de la zona (roca de coral, conchas, yeso y palmeras) y provistas de estas torres de ventilación llamadas en persa “Badgir” y que literalmente significa “captador o recogedor de viento”.

calles de Dubai antiguo

La función de estas torres era, de hecho, atrapar el viento aprovechando el aire que a cierta altura siempre es más fresco que a ras del suelo y reconducirlo dentro de las casas creando corrientes de aire. Estas torres de origen persa y con cinco mil años de antigüedad  se introdujeron con facilidad en la cultura local y rápidamente formaron parte natural del paisaje dubaití. Desde aquí se extendieron también a otras zonas del Golfo Arábigo.

El modelo más sencillo de Barjeel es el de una simple boca pero el modelo más desarrollado en la región del Golfo y en Dubai es el de múltiples bocas.

torres de viento

Estructuralmente las torres están divididas en cuatro zonas mediante dos muros verticales que van de esquina a esquina y se cruzan en el medio formando un aspa. El  viento entrará por los huecos verticales exteriores, chocará contra la pared del muro que se encuentre enfrente y penetrará por el canal correspondiente. Esos huecos exteriores están decorados con paneles de yeso en su borde superior, que se convierten en su seña de identidad y de estatus social. Ese panel de yeso ayuda a canalizar el aire hacia abajo y evita que salga  de nuevo hacia el exterior. El número de esos huecos verticales puede variar; lo normal es de dos a tres por cara, pero pueden ir de uno hasta seis.

Al entrar a la torre, la velocidad del aire se incrementa ligeramente al introducirse en alguno de los canales verticales  aunque no sean especialmente estrechos. Interiormente el canal no termina a ras de techo  sino que cuelga hasta una altura ligeramente superior a la altura media de una persona, para que el efecto del aire sea más directo y así esté más fresca la estancia.

primeras construcciones

Las torres de viento se construyen, habitualmente, con la piedra de coral  pero también con madera.  En las construcciones nómadas  se construía con tela. Las torres de piedra o tierra, al tener una gran masa y compacta, acumulan frescor durante la noche, lo que permitía que el primer aire caliente de la mañana lo absorbieran las paredes. Son de planta cuadrada y su altura sobre el nivel del suelo varía entre 12 a 15 metros en edificios que tienen 2 plantas o de 8 a 11 metros en edificios de una planta. Cuanto más altas son las torres más rápido el viento que captan y, por tanto, más frescor aportará a los ocupantes de las casas.

Torres de viento2

Y por último, otro elemento decorativo y singular de las torres de viento que me encanta, y que tuvo una función importante, son los palos de madera que sobresalen de las torres. Estos tenían la misión de servir como refuerzo de la estructura y son de madera de manglar, que venía normalmente de la India, ya que Dubai carecía de tal madera.

Pero además tenían otras funciones, como por ejemplo servir de andamios para permitir el mantenimiento de la fachada  que tiene un recubrimiento de yeso encalado que debe reponerse regularmente.

El segundo motivo es que les sirve para colgar telas empapadas de agua de manera que cuando el viento se introduce por el canal vertical de la torre se enfría al evaporar agua y se limpia además en parte del polvo del desierto.

Para concluir, solo añadir que un recorrido por las callejuelas de Bastakiya  a la sombra de sus muros de adobe y con las ligeras brisas que llegan desde el Creek, bien merece la pena una visita.

muros de piedra antiguos

Además de ser un modo de conocer los orígenes de Dubai y profundizar en su cultura a través de las distintas casas-museo, sus pequeños comercios y algunas galerías  que la Municipalidad de Dubai primero y el Departamento de Cultura después, se están esforzando en rehabilitar en su anhelo de recuperación de este casco antiguo.

Es una visita obligada. No te lo pierdas. Descubre Dubai.